Clamidia en el embarazo

La clamidia es una de las ets o enfermedades de transmisión sexual causada por la bacteria chlamydia trachomatis. Este tipo de enfermedades sexuales se contagian tras haber mantenido relaciones sexuales con una persona que está infectada.

Si la mujer queda infectada antes del embarazo o durante el embarazo puede sufrir un embarazo ectópico, es decir, que el embarazo se desarrolle fuera del útero. En este sentido, el embarazo se desarrolla en las trompas de falopio. Esto es peligroso para las mujeres ya que si no se trata mediante medicación o operación, no mediante aborto, las trompas de falopio pueden explotar y ocasionar la muerte.  La clamidiasis también puede ocasionar problemas serios de infertilidad.

Por otra parte, la infección pasa al bebé durante el parto. Este hecho ocasiona que dos tercios de cada bebé recién nacido se infecten , en consecuencia los bebes recién nacidos se enferman de conjuntivitis en el 33% de los casos y neumonía en el 17% de los casos. Esto puede producir la muerte neonatal  o provocar un parto prematuro.

Por parte de la mujer los síntomas más frecuentes por clamidia esté o no embarazada son la infección del útero, provocando inflamación. Otro de los signos es la uretritis, que ocasiona dolor al orinar, también inflamación de las glándulas de bartolini ubicadas en los laterales de ambas aberturas de la vagina, fiebre, nauseas o vómitos.

Si ha mantenido relaciones sexuales a través del ano, la infección puede ocasionar dolor en el recto, ardor, diarreas y hemorragias.

 

Cómo evitar el embarazo ectópico con clamidia

La mayoría de los embarazos ectópicos se producen en las trompas de falopio, por lo tanto, para evitar un embarazo ectópico los profesionales a través del diagnóstico eficaz  aplican el tratamientos con los medicamentos adecuados, así como cirugía, si esta se requiere, con la finalidad de que el embarazo vuelva a la normalidad en el útero de la madre.