Clamidia en la mujer

La clamidia en una de las infecciones de transmisión sexual cuya causa es la bacteria chlamydia trachomatis. El contagio de la clamidiasis se produce tras haber mantenido relaciones sexuales con una persona portadora de la enfermedad.

En el caso de las mujeres los principales síntomas son:

  • Cervicitis, que en muchas ocasiones no produce síntomas.
  • Bartolinitis. Se trata de la inflamación de las glándulas de bartolini ubicadas a cada lado de la abertura vaginal.
  • Inflamación pélvica.
  • Uretritis cuyos principales síntomas son el dolor al orinar e infecciones en el útero.
  • Perihepatitis que provoca  dolor, fiebre, vómitos, nauseas y sensibilidad en cuadrante superior derecho.
  • En el caso de las relaciones anales la infección puede provocar la inflamación del recto, hemorragias, diarreas y ardor.

Otro factor que hay que tener en cuenta es que si se tomas drogas y alcohol y después se mantienen relaciones sexuales las posibilidades de infectarse de clamidiasis se incrementan.

Hay que tener en cuenta que las infección de transmisión sexual de la clamidia en muchas ocasiones es asintomática, es decir, que no se producen síntomas.

Por ello es importante acudir a un médico o a un especialista si existe sospecha tras haber mantenido una relación de riesgo o sí existe un cambio de pareja. Se recomienda utilizar el preservativo para evitar este tipo de enfermedades producidas por el contacto sexual.

 

La clamidia tiene cura

La clamidiasis tiene cura, no obstante es importante obtener un diagnóstico precoz para evitar daños irreversibles como consecuencia de la expansión de la bacteria por el cuerpo. En este sentido, el tratamiento que realiza el médico es mediante  antibióticos durante una semana. En el caso de no encontrar síntomas el médico recomienda asistir a un especialista en el hospital o centro especializado para realizar lo antes posible un tratamiento lo más eficaz posible.