Infecciones de transmisión sexual < Tipos de ETS < Vaginitis

Infección vaginal: Tricomoniasis y Candidiasis





vaginitis candidiasis tricomoniasis




 

¿Qué es la infección vaginal?

Sobre la infección vaginal o vaginosis bacteriana, decir que en la vagina crecen y se desarrollan muchas bacterias que son beneficiosas por favorecer un medio ácido flujo vaginal (pH ácido).

Con ello se evita el crecimiento de hongos, bacterias y otros microorganismos perjudiciales.

Si esta acidez se altera, la proliferación de estos agentes patógenos es más que probable.

La alteración del medio ácido vaginal puede deberse a un déficit de las propias defensas corporales (sistema inmunitario) que provoca disminución de las resistencias dando lugar a la infección de vaginosis bacteriana.

 

A menudo esta alteración del ácido vaginal es provocada por la toma de antibióticos de amplio espectro, al uso excesivo de jabones y duchas vaginales, a heridas o irritaciones en la vagina, etc.

 

Los síntomas de este tipo de enfermedades sexuales que afectan a la salud son la presencia de este trastorno de infección vaginal o vaginitis: ardor y picazón  en la vulva, inflamación y secreción del flujo vaginal.




 

Las infecciones vaginales más frecuentes son dos: Tricomoniasis y Candidiasis

Tricomoniasis

¿Qué es?

Se trata de una de las infecciones sexuales de tipo vaginales producida por la Trichomona Vaginalis, un protozoo flagelado, anaerobio, que coloniza el tracto urogenital.

Existen dos variedades más de Trichomonas, la T. Hominis y la T. Tenax, ambas saprófitas, que se localizan en boca e intestino grueso, y no producen infección vaginal.

Su crecimiento y movilidad son óptimos a pH alcalino (5,5-6,5).

Es sensible al secado, pero puede sobrevivir en líquidos orgánicos o en superficies en fresco varias horas.

 

¿Cómo se transmite?

La Trichomona es un microorganismo de transmisión sexual y en un 30% de los casos se asocia a causas como otras ITS: clamidiasis o gonorrea principalmente.

Su periodo de incubación oscila entre 2 a 28 días. Se la considera la ITS no vírica más prevalente en el mundo.

En EEUU se estima entre 2,5 a 3 millones los casos anuales de este tipo de infección de vaginosis bacteriana de transmisión sexual. Y en la población adolescente se descubre hasta en un 28% entre los que acuden a los centros de detección.

Las tasas de transmisión son más altas de hombre a mujer. Existe contagio perinatal en el 5% de las niñas nacidas de madres infectadas por trichomonas.

 




 

Síntomas

Tanto en hombres como en mujeres, la tricomoniasis puede ser asintomática en el 50% de los casos.

 

 En la mujer esta infección bacteriana vaginal los síntomas afectan sobre todo la vagina y el tracto urinario.

 

 El síntoma más frecuente es la leucorrea, mal olor y amarillo-verdoso, seguida de irritación, ardor y picazón vulvar y vaginales, que se acompaña de disuria, dispareunia, dolor y molestias en el hipogastrio.

 

 Estos síntomas suelen empeorar durante la menstruación o con posterioridad a ella.

 

 En el hombre, es generalmente asintomática, aunque puede provocar como causas una uretritis no gonocócica en la salud con inflamación.

 

¿Cómo es su diagnóstico?

El examen médico en fresco es la técnica diagnóstica más rápida y fiable para la salud. Para ello, se coloca una muestra de flujo vaginal en un porta con suero salino y se visualiza al microscopio para obtener la información.

También se puede visualizar el protozoo en el microscopio de contraste de fases o en el de campo oscuro.

 

La citología cervical tiene una sensibilidad del 33-79% y si la tinción de Papanicolau es positiva el cultivo será positivo en el 80-100% de los casos.

 

Otras técnicas como el cultivo anaeróbico o la inmunofluorescencia directa también pueden ser útiles para el médico como información a la hora de observar las causas que afectan a la salud.

En los varones la preparación salina en fresco de las secreciones uretrales recién expulsadas tras masaje prostático puede ser una posibilidad diagnóstica.

Es importante practicar el sexo seguro para prevenir este tipo de enfermedad.




¿Como es su tratamiento?

 

 El diagnóstico obliga al tratamiento de la pareja sexual aunque permanezca asintomática.

 

Una única dosis de 2 g de Metronidazol, vía oral, alcanza tasas de curación del 88% en mujeres, que asciende al 95% si se trata a la pareja sexual.

 

 En los casos de mala tolerancia a la dosis única, como alternativa, puede administrarse medicamentos como Metronidazol 250 mg, por vía oral, 3 veces al día, durante 7 días.

 

 En caso de no respuesta los tratamientos, se recomienda repetir la toma de 500 mg de medicamentos como Metronidazol, 2 veces al día, durante 7 días.

 

Otras infecciones sexuales que también le pueden interesar:




 

Candidiasis

¿Qué es?

La candidiasis genital es una infección bacteriana vaginal propio de las enfermedades sexuales producida por un hongo que afecta a la vagina o al pene y que está causada por Candida albicans.

También puede afectar a lengua y boca.

 

¿Cómo se transmite?

Las cándidas son hongos que colonizan de manera habitual el recto y la vagina en cantidades inofensivas.

Si el medio se altera, se facilita su proliferación de la infección barteriana afectando las mucosas genitales, húmedas y calientes, pudiendo transmitirse a través de objetos, ropa y por contacto íntimo. Es importante usar ropa interior de algodón y no ropa síntética.

 

Son una causa muy frecuente de vaginitis principalmente debido al uso cada vez mayor de antibióticos, contraceptivos orales y otros fármacos que modifican las condiciones de la vagina de modo que favorece el crecimiento del hongo.

 

La candidiasis es más frecuente entre las mujeres con embarazo o que están menstruando, así como en las diabéticas.

Con mucha menos frecuencia, el uso de fármacos (como los corticosteroides o la quimioterapia contra el cáncer) y la presencia de enfermedades que deprimen el sistema inmunitario (como el SIDA) pueden causar la infección en nuestra salud.

Síntomas

Las mujeres con candidiasis genital suelen tener prurito o irritación en la vagina y la vulva, y ocasionalmente secreciones vaginales. La irritación suele ser muy molesta, pero la secreción es ligera.

 

 La vulva puede enrojecerse y producir inflamación. La piel puede estar en carne viva y en ciertos casos se agrieta.

 

 La pared por donde discurre el flujo vaginal se cubre de un material similar al queso blanco, pero puede tener un aspecto normal.

 

 Los hombres no suelen presentar síntomas pero el glande y el prepucio en ocasiones puede causar irritación y dolor, especialmente después del coito.

 

 A veces aparece una pequeña secreción proveniente del pene.

 

 Tanto el glande como el prepucio pueden adoptar un color rojizo, presentar pequeñas ulceraciones o ampollas costrosas y cubrirse de un material similar al queso blanco y provocar mal olor.




 

¿Cómo se diagnostica?

Un diagnóstico inmediato para obtener la información necesaria es posible tomando muestras de la vagina o el pene y examinándolas al microscopio. Estas muestras también pueden ser cultivadas.




Tratamiento

En las mujeres, enfermedades como la candidiasis se trata por parte del médico lavando la vagina con agua y jabón, secándola después con una toalla limpia y aplicando posteriormente tratamientos mediante cremas o comprimidos vaginales antimicóticos a base de clotrimazol o miconazol; o tomando medicamentos como  fluconazol oral.

Existen numerosos tipo en función de que el cuadro de candidiasis tenga causas no complicadas, recurrentes o severas.

En los hombres, el glande y el prepucio deben ser lavados y secados antes de colocar del mismo modo una crema antimicótica o tomar fluconazol oral.

En la candidiasis el tratamiento médico son muy eficaz y deben de realizarse en ambos miembros de la relación al mismo tiempo a fin de evitar el efecto ping-pong (reinfecciones sexuales procedentes del miembro que siendo portador no se ha tratado).

En ciertos casos, las mujeres que ingieren contraceptivos tipo orales deben dejar de usarlos varios meses durante el tratamiento de la candidiasis vaginal, porque pueden empeorar la infección bacteriana.

Las mujeres que corren riesgo de contraer candidiasis vaginal, como las inmunodeprimidas o que han tomado antibióticos bastante tiempo, pueden necesitar un fármaco antimicótico u otra terapia para prevenir.

 

Los lectores llegaron a este artículo buscando:

  •  Vaginitis
  •  Candidiasis
  •  Candida albicans
  •  Qué es la candidiasis
  •  Tricomoniasis tratamiento
  •  Tricomoniasis síntomas